Yoga, café, emprendedurismo y sustentabilidad: una nave nodriza en Mar del Plata

Yoga, café, emprendedurismo y sustentabilidad: una nave nodriza en Mar del Plata

Donde había una esquina abandonada, hoy hay un mural colorido, plantas, pizarras vintage, bicicletas estacionadas y armonioso movimiento. Es que hace poco más de un año nació en Mar del Plata Mothership, un lugar que alberga y vehiculiza tres emprendimientos que construyeron un concepto en torno al yoga, la sustentabilidad y la retroalimentación comunitaria: la tienda de ropa para yoguis Lulea, el primer café de especialidad de la ciudad No coffee no prana y el estudio de yoga 14/7. Pasen, lean, respiren y elévense.

 

Cuerpo

En un cuerpo sano cualquier cosa puede crecer,
es la tierra fértil para cualquier crecimiento espiritual.
Del sitio web de Lulea

Mer saluda a la cámara. Se presenta y cuenta que es ilustradora y forma parte del equipo de imagen de Lulea. Muestra la nueva colección: calzas con ilustraciones de yoguis. Más adelante, un texto que equipara la tarea de dibujar con la práctica de yoga: “conectamos con el interior, en un viaje meditativo.”

Una taza en plano picado y una voz en off que nos desea buenos días. A veces, una filmación a modo selfie y la descripción de algún evento o nueva especialidad. Jere trata a los seguidores de No coffe no prana como amigos y así los hace sentir. Casi que podemos oler esos cafés que prepara con tanto arte como compromiso por la alimentación vegana y el sabor perfecto.En las historias de 14/7, en cambio, la cámara se entromete en alguna clase, casi espiando, y a veces son directamente los profesores quienes hablan y presentan sus propuestas. En las publicaciones del feed podemos ver al equipo del estudio explicando las características de cada clase, describiendo la convivencia respetuosa del lugar, indicando horarios o workshops especiales. En fin, creando comunidad.

Es que para Mothership, este lugar que desde septiembre de 2018 crece en la esquina de 14 de julio y Gascón de Mar del Plata, la comunicación es muy importante. Y las redes sociales, claro está, son una herramienta ineludible y necesaria. Valoran y aprovechan el feedback que la tecnología permite para mejorar sus servicios, vender y, sobre todo, fortalecer el concepto que proponen.

Lulea nació en 2014 a partir de la creación de Leonardo Mustafá El Abed, un contador que, luego de años de trabajo en la bolsa de New York, decidió volver a Argentina y hacer prendas lisas destinadas a la práctica de yoga. En 2016, convocó a Mercedes Calo Stapich para que ilustrase sus prendas y diseñase algunas piezas de packaging. Poco a poco, se transformaron en socios y compañeros de vida.

Con la idea de superar la virtualidad y abrir un local en Mar del Plata, encontraron la esquina que hoy habitan. Lo que sería un espacio de venta al público, depósito y oficinas de producción y gestión, mutó cuando vieron que el lugar tenía potencial. Inmediatamente, surgió la iniciativa de acompañarlo con un estudio de yoga, por la estrecha relación que tendría con esta marca que predica “Somos yoguis haciendo ropa para yoguis”. Luego, se sumó la iniciativa del café y no tardó en llegar la intención de que sea de especialidad, vegano y que siga el concepto de sustentabilidad que Lulea posee como pilar fundacional y fundamental.

El camino se abrió rápidamente ya que Ana Clara Calo Stapich, hermana de Mercedes e instructora de yoga, regresaba de un viaje por España, Irán e India, e iniciaba una relación con Jeremías Lentini. Ella se encargó, entonces, de la dirección del estudio y él se sumergió en el universo del café y su rol como barista.

 

Alma

“Podrás aprender la técnica, pero la pasión se cultiva a través de la dedicación,
el amor, el orgullo y el respeto por tu trabajo”
Piero Bambi, en una pared de No coffee no prana

Resulta complejo definir el yoga ya que posee diferentes planos como el filosófico, el físico, el espiritual o el mitológico. Prana viene del sánscrito y significa “aire inspirado” e implica la energía vital. Para el yoga, es aun una energía invisible e inconmensurable presente en todo el cosmos. El objetivo del yoga, entonces, es transformarse en canal para que esa energía fluya.

“No coffee no prana” es una frase que se atribuye a Sharath Rangaswamy, nieto de Sri Pattabhi Jois, creador del yoga Ashtangha. Esta reivindicación del café en el mundo yogui nace como contraposición de la postura de, por ejemplo, Krishnamacharya, maestro de yoga indio que calificaba al café como veneno, al igual que el té y cualquier alimento procesado o muerto. Con la intención de abrir el juego con humor, cuando pensaron Mothership, decidieron que el café que separa el estudio de yoga de la tienda de ropa se llamara así.

Jeremías fue ganando reconocimiento en la ciudad a través de la transmisión de su pasión por el café como experiencia. “Lo que me interesa es que entres a la cafetería y haya olor a café. Lo más interesante tiene que ver con lo organoléptico. Cuando uno entra a un lugar y hay olor a café, siente confort.”, dice con entusiasmo.
Aunque en un comienzo imaginaron la tienda como núcleo, poco a poco descubrireron que el flujo de público se movía en diferentes direcciones. De cualquier manera, nadie sale indiferente de la nave nodriza ya que estas propuestas invitan al compromiso y la transformación. Y en este sentido, se cumple el objetivo inicial de Lulea que adoptaron los otros espacios: que la gente se involucre en la toma de decisiones, generando un trabajo de consciencia.

Con este propósito, la tienda en línea ofrece descuentos especiales a los clientes que decidan a qué ONG donar el porcentaje de su compra. De este modo, la solidaridad no es solo un producto de campaña, sino, una vez más, una experiencia. En 14/7, por su parte, Ana elige a los instructores en relación a su formación pero también por su responsabilidad con la práctica, con los alumnos y con el espacio. “Si yo me estoy tomando el atrevimiento de enseñar algo que es tan sagrado, lo tengo que tomar con el respeto que se merece”, comenta con la serenidad y cordialidad que parecen ser el único uniforme del lugar.
El yoga, en su armonía con el ambiente y la sociedad, vertebra los tres emprendimientos de Mothership. Mercedes explica que “No es casual que tres proyectos funcionen juntos ya que están apoyando un mismo objetivo. Van de la mano, en cuanto a la propuesta y la búsqueda, pero cada uno se gestiona de manera independiente. El yoga te puede transformar la vida y ayudar a expandir la práctica es lo mejor que podemos hacer.”

 

Mente

Cuando nos olvidamos de nosotres, somos el universo.
Bio de 14/7 en instagram

Desde 2017, Lulea tiene la certificación internacional Empresa B, otorgada por la ONG B Lab, de Estados Unidos. Mediante exhaustivas auditorías, esta organización comprueba que las propuestas tengan un triple impacto positivo: económico, social y ambiental, redefiniendo el sentido del éxito empresarial.

La generación de prendas polifuncionales; la producción con algodones y poliésteres en talleres en condiciones dignas y legales; las etiquetas de papel reusables como señaladores y el packaging compostable; un sistema de envíos pensado para reducir las emisiones del transporte; la donación de un porcentaje de las ganancias a ONG´s de la ciudad; la creación de una comunidad respetuosa e inclusiva; la participación en el proyecto Fashion Revolution para concientizar sobre el proceso de producción de la ropa y la comunicación de todo este trabajo para incentivar a que otras marcas incorporen iguales medidas son algunas de los aspectos que podemos mencionar de este concepto que constituye a Lulea y se expande en Mothership en pos de un objetivo noble. Es por eso que dieron un paso más y están en plena formación de la ONG Kula Earth (kula, en sánscrito, es un grupo unido desde la libertad de elegir; earth, en inglés, es Tierra) para el activismo y la educación ambiental.
La nave avanza y los anhelos son muchos. Pero lo que prima es el deseo de tomarse un café, el yoga y la vida en comunidad con el respeto y el amor que se merecen, disfrutando el presente. Tres veces om.

 

*Este artículo fue escrito en diciembre de 2019.
Las imágenes pertenecen al sitio web luleamindful.com

One thought on “Yoga, café, emprendedurismo y sustentabilidad: una nave nodriza en Mar del Plata

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *